Domingo, 20 de septiembre de 2009
A mí que me perdonen pero Kill Bill no estaba a la altura. Yo entiendo que, en cierto momento, un director de éxito enloquezca y ponga su brillante talento como realizador al servicio de una historia mediocre. Spielberg es un ejemplo con aberraciones como “Amistad”. Pero cuando el brillante Tarantino concatenó Kill Bill (volumen 1 y 2) y posteriormente Dead Proof, más de uno nos preocupamos. No porque fueran malas películas, sinó porque había perdido parte de su magia. De hecho, tanto Kill Bill como Dead Proof son ejercicios admirables y una prueba de que Tarantino es capaz de narrar las historias como pocos. Pero les faltaba algo para ser grandes películas. Ese aroma Pulp Fiction o incluso Jackie Brown, una obra maestra que pasó inadvertida porque no tenía los fuegos artificiales que sí posee Kill Bill. Creo que, finalmente, podemos decir que tenemos ante las narices una película a la altura de Pulp Fiction. Sencilla de planteamiento, delicada en ejecución, y dejando la violencia como un recurso, no como el leitmotiv de la historia como sucedía en Kill Bill.

Inglourious Basterds es todo lo contrario que anuncia tu trailer. Supongo, a priori, que la gente esperará ver una película de tiros, saltos, explosiones y nazis protagonizada por Brad Pitt i rematada con un argumento hollywoodiense. Nada más lejos de la verdad. Inglourious Basterds es una película europea, hablada en francés y alemán en su mayor parte, con pocos tiros y minutos y minutos de diálogos. Y, lo más importante, protagonizada por un actor austriaco llamado Christoph Waltz (recuerden este nombre). Impresionante.

Id a verla y no os arrepentiréis. Id a verla porque habla de persecución, de odio, de mentiras y de la desesperación a la que te arrastra la guerra. Habla de casualidades y de caminos que se cruzan. Habla del nazismo y de lo importante que es conocer las otras culturas para no equivocarte. Pero, sobretodo, habla de lo bueno que es Tarantino y de lo bien que le sale cuando decide ponerse al servicio de una historia adulta.Opiniones hay para todos los gustos. Cómo no, hay críticos que la detestan pro frívola, y otros que la desprecian por pretenciosa. Ya veremos. Véanla ustedes primero porque, además, es una película que desprende cierto aroma a obra maestra. Es una opinión. Eso sí, es una opinión compartida con el propio director como dice en su última frase el personaje de Brad Pitt. Eso sí que es ser pretencioso.

Tags: tarantino, cine

Publicado por SmileCheshire @ 11:15
S?bado, 27 de junio de 2009
Viernes, 17 de abril de 2009
Hay algo en el alma de los intérpretes que convierte la música en un arte especial. Las notas, las partituras, los acordes... todo es mejor, más intenso y menos aburrido cuando más sincero es aquel que lo interpreta. Por eso los gitanos hacen buena música. Porque es lo que se ve, sin artificios. Hay lo que hay y punto, señora.

Afortunadamente el gitanismo musical, los instrumentos vividos, la simplicidad rítmica y el brillo en los ojos se pone de moda poco a poco. Parece que la gente vuelve a emocionarse con una comparsa de calle interpretando temas que les salen de dentro. Sin mezclas de sonido ni un productor americano soplándoles consejos idiotas al oído. Un buen ejemplo son "Los Colorados", una banda ucraniana que pone la tradición de Europa del este al servicio de temas prefabricados como Hot 'n' cold de Katy Perry.
Os dejo las dos versiones. La original y la del bomba, platillos y pandereta.

Escuchadla y haceos dos preguntas: 1. Quien duerme en una cama de agua dentro de una mansión a 80 kilómetros del mundo real y 2. Cual de los dos intérpretes ganaría una pelea callejera.

Yo apuesto por los señores de la sábana verde.


¿Qué tal?

Publicado por SmileCheshire @ 1:09
Domingo, 11 de enero de 2009
No os perdáis estos primeros minutos de la nueva serie de La Sexta.

Publicado por SmileCheshire @ 23:59

Israel tiene un vecino siniestro. Un vecino que se niega a recordar que Israel compro su piso metro a metro. Que no recuerda que sus primos intentaron echar a Israel y que, luchando por sobrevivir, se ganó a pulso el entresuelo y el primero. A Palestina le tocó compartir su tercer piso con los hijos del vecino Israel. Nunca lo aceptó. Les trató con violencia intentando meterse en su piso y matarle mientras cocinaba o veían la tele. Cuando los hijos del vecino Israel se fueron, siguió enfadado porque quería que Israel abandonara el bloque entero. Que Israel durmiera en un cajero cualquiera.

Este vecino siniestro olvida que, durante años estuvo pagando alquiler a sus primos Egipto y Jordania, y que ninguno de ellos les dio el piso en propiedad. Ninguno se preocupó para concederle casa al vecino palestino. Porque son egoístas y necios, como el propio siniestro vecino. Este vecino que vive sin contribuir en su propio alquiler, a quien le paga el ascensor, la contribución y la luz el amigo europeo. Este vecino siniestro que va a pedir empleo al vecino israelí sin ninguna vergüenza. Este vecino siniestro que lanza, cada día, cristales y clavos al patio de luces. Es cierto que no son mortales pero Israel se preocupa por los niños de la casa y se enfurece por la falta de razón de su vecino.

 

Hace poco, Israel ha vuelto a ese tercer piso al que dijo que no volvería jamás. A ese tercer piso del que se fue hace tiempo. Pero el siniestro vecino no abrió la puerta. Hizo salir a sus hijos para que hablaran con el encolerizado Israel. Israel, furioso, castiga a su siniestro vecino mientras el hermano mayor palestino, desde su piso en Cisjordania, da la razón a Israel y reniega, también, de eses siniestro vecino que ya lanzó cristales a sus propios hermanos de Al Fatah.

Velozmente, los amigos del siniestro vecino se han despertado. "Es. Una vergüenza. Es un vecino pobre. No le permites usar el ascensor para escapar. Pones puertas blindadas para que no baje a pegarte como antes hacía. No permites que sus primos les traigan clavos más grandes para que te los lance al patio. Para que los lance contra los niños de la casa". Ese pérfido judío, ese casero egoísta, vuelve a preocuparse de sus hijos. Vuelve a recibir el desprecio de los amigos del siniestro vecino.


Publicado por SmileCheshire @ 18:20
Domingo, 04 de enero de 2009

Publicado por SmileCheshire @ 19:24
Jueves, 18 de diciembre de 2008

Maldita sea. Nos ha dejado Casavella. ¿Quién le habrá llamado desde el otro lado que pueda justificar tamaña pérdida? ¿Quién quiere leer a Casavella allá lejos, que nos ha mutilado? Maldita sea.

Se va con 45 años y unas expectativas de crecimiento literario impresionantes. Se va con 5 libros y una trilogía. Se va sin contarnos el secreto de las fiestas ni qué demonios sabía sobre los vampiros. Se va con un triunfo que celebraremos el día del Watusi. Cada año, sin olvidarnos nunca. Maldita sea.

La gente que todavía confiaba en la literatura, en el hecho diferencial de los escritores de Barcelona, en el sencillo arte de plasmar la vida en las páginas de un libro, se quedan huérfanas. Nos lega su obra, se esfuma lo que podría haber sido. Maldita sea, otra vez.

Olvidaos de todo lo que vais a oír sobre él. Ignorad los recortes de prensa y los breves en las noticias. Obviad las frases lanzadas al vuelo por periodistas que nada entienden. Huid de aquellos que hablarán sin haber leído. Él ya nos contó lo que quería decir.  

Casavella se ha ido y nos recuerda aquello que ya nos había dicho. Casavella nos abandona a nuestra suerte y nos dice: “todo es terrible, pero nada es serio. Nada es blanco o negro, porque todo es blanco y negro”.


Publicado por SmileCheshire @ 0:46