Domingo, 19 de diciembre de 2004
Buenas tardes, yo Baldomero Casimiro de Arza?a y Moliemiedo, presidente de la Asociaci?n Espa?ola de Personas de Tama?o Reducido que re?ne a gente que, como yo, somos m?s bajos de lo ?normal?, he decidido escribir esta carta p?blica y abierta para protestar, en?rgicamente, contra el art?culo titulado: Empresas de electrodom?sticos rebelan, por primera vez, la verdad sobre las bombillas de las neveras, publicado en la p?gina de la Chistera del Sombrerero Loco.

En dicho articulo, carente de todo respeto hacia las personas que, como yo, somos m?s bajos de lo ?normal?, el autor de la p?gina apunta la teor?a siguiente: Las luces de la neveras se encienden y se apagan, no por el mecanismo autom?tico que todos conocemos, sino por la intervenci?n de supuestos ?seres humanos diminutos?.

Ante un insulto de este calibre, y por la humillaci?n que sentimos todos los que, como yo, somos m?s bajos de lo ?normal?, decid? empezar, el pasado 3 de Diciembre, una agresiva campa?a de ataque psicol?gico contra el autor de la p?gina. En diferentes momentos del d?a, todos elegidos minuciosamente, fui a la porter?a de su piso para llamar al timbre y, cuando ?l fuera ha abrir la puerta, escapar corriendo y dejarle con un palmo de narices. Lamentablemente, jam?s llegu? a la altura de los timbres, y tuve que abandonar mi primer plan.

D?as despu?s, y viendo que el autor segu?a sin retirar la p?gina, yo y otras personas que, como yo, somos m?s bajos de lo ?normal?, decidimos ir a la casa del autor, hacer una torre humana y conseguir llamar a su timbre, esperar a que saliera, e irnos corriendo dej?ndole con un palmo de narices. Para desgracia nuestra, la torre humana no fue suficiente, y jam?s llegamos al timbre.

Viendo que el autor de la p?gina no retiraba dicho art?culo ofensivo, volvimos a atacar donde m?s le dol?a. Fuimos a su puerta, esta vez muchas m?s personas que, como yo, somos m?s bajos de lo ?normal?, e hicimos la torre humana m?s alta vista jam?s en la historia de la humanidad. Yo, sub? a la cumbre de dicha torre, y sub? y sub?, y el timbre del autor de la pagina qued? a mis pies, y segu? subiendo y subiendo, y notaba el poder en mis manos, la fuerza de ser m?s alto, m?s poderoso, mis pies flotaban en el aire y mi cabeza sobrepas? todo l?mite jam?s imaginado en mi mente. Lamentablemente, cuando m?s poderoso me sent?a, una miserable paloma, peque?a, enana, carente de importancia, me cag? en un ojo y la torre, la poderosa torre, se desmoron? por el vulgar impacto de un zurullo.

Atentamente, Baldomero Casimiro de Arza?a y Moliemiedo, presidente de la Asociaci?n Espa?ola de Personas de Tama?o Reducido.
Imagen
Publicado por SmileCheshire @ 21:26