Mi?rcoles, 09 de noviembre de 2005
El pasado 30 de septiembre se inici? un camino que, muy a pesar de sus protagonistas, le ha puesto los pelos de punta a media Espa?a.
Este ?susto? que ha afectado a los ciudadanos ib?ricos purasangre no ha sido provocado, precisamente, por lo que es el camino en s?, ni tan siquiera por el hecho de que el parlamento de Catalunya, leg?timamente, tomara la decisi?n de iniciar el susodicho camino. De hecho, la explicaci?n es mucho m?s simple: Los espa?oles han salido a la calle con las manos en la cabeza porque: as? lo decidieron los portaestandartes de esa Espa?a poblada, ideol?gicamente, por se?ores con una sola ceja y una piel de borrego encima del hombro.
Lo han decidido esos ejecutivos de cabello engominado que no dudan en insultar a otros seres humanos en la sede de la soberan?a espa?ola. Han decidido, simplemente, que Catalunya era un enemigo f?cil contra el que escupir su amarga bilis.
Sea como sea, Espa?a y los espa?oles han optado por armarse de prejuicios y soltar lastre a base de perder sacos y sacos de verg?enza y de responsabilidad.
El Partido Popular, como no pod?a ser de otra manera, ha alzado la bandera de la violencia salvaje contra todo aquello que es catal?n. Mientras, El Mundo de Pedro J. Ram?rez, publica listas de empresas catalanas contra las que, si se quiere, se puede hacer boicot. Eso ya queda a gusto del consumidor.
Igualmente, y por si Pedro J. se ha olvidado de alguna empresa en su magn?fica y ?til lista, m?s de un ciudadano concienciado de la importancia de sus actos ha decidido pintar la palabra CATAL?N en las puertas de diferentes comercios. Catalanes todos, supongo.
Ante toda esta locura de violencia y canibalismo Mariano Rajoy juega un papel extra?o. Nos cuenta, desde su p?lpito personal, que el proyecto de reforma del Estatuto es anticonstitucional. Un pulpito, por otro lado, levantado cuidadosamente sobre los hombros de los medios de comunicaci?n, la iglesia y, c?mo no, a lomos de un buen n?mero de pol?ticos del PSOE que han decidido que Catalunya es un enemigo mucho peor que la m?s fascista de las derechas.
Lo que m?s me inquieta son las constantes afirmaciones de Rajoy sobre la inconstitucionalidad del Estatuto. A pesar de que el gobierno lo ha aceptado a tr?mite y dos consejos de juristas han dictaminado a favor de la legalidad de la carta catalana.
Ante esta paradoja s?lo cabe una pregunta: Rajoy dice lo que dice porque miente, o lo dice porque es imb?cil y, por lo tanto, no sabe de lo qua habla. Quiero pensar, por el bien de Espa?a, que este candidato a presidente no miente.
Imagen
Si Goya...
Publicado por SmileCheshire @ 12:02