S?bado, 20 de octubre de 2007
El domingo se enfrentan en Brasil dos pilotos con la maravillosa habilidad de resultar profundamente repelentes para el público en general. Dos personajes con un ego tan grande que si lo guardaran en el escroto no podrían sentarse en su monoplaza. Hamilton y Alonso van a ir a saco para arrancarse el título entre ellos. Hamilton con la ayuda de todo su equipo, y Alonso con el apoyo del calvo de Tele5. Una competición entre dos personajes que crispan sólo de verlos. Tres, si contamos el calvo de Tele5.

Afortunadamente la gente normal, las personas que somos estándar y que, por lo tanto, nos tocan las narices los cerdos arrogantes, podemos confiar en el equipo Ferrari y en Kimi Raikkonen. Un piloto que, si es arrogante, lo disimula mucho mejor que los niñatos de Ron Denis.

Qué lástima que alguien con un talento tan grande como Alonso, tenga una actitud tan poco elegante. Va a ser verdad eso de que no se puede tener todo.

¡Vamos Kimi! Hazlo por Finlandia. O por lo que te dé la gana.
Publicado por SmileCheshire @ 18:36