S?bado, 08 de diciembre de 2007
El año 2002 la revista de cine Cahiers du Cinéma (seguramente la más prestigiosa del mundo sobre el séptimo arte) incluyó entre las 10 mejores películas del año la serie de televisión 24.Imagen

Este hecho es remarcable por varios factores. Pera empezar, la revista Cahiers du Cinéma tiende a premiar, cada año, películas sin un carácter marcadamente comercial. Cintas de autor, la mayoría de las veces, que han marcado el cine por algún factor concreto. La incursión de 24 en esta categoría es inaudita.

En segundo lugar, Cahiers du Cinéma jamás ha concedido a ninguna serie de televisión este honor, excepto en el caso de 24. La televisión había quedado siempre al margen de la lista de “mejores películas del año” porque, a pesar de la enorme calidad de muchas de las producciones televisivas recientes, se nutrían de referentes cinematográficos. Llevándolos a extremos deliciosos, como es el caso de “Los Soprano” o “Deadwood”, las dos de HBO y que tratan el poder en la mafia y en el oeste americano, respectivamente.
Imagen
24 aporta, en este aspecto, algunas innovaciones que no surgen directamente del cine, pero que sí cambian parte del lenguaje audiovisual posterior. La pantalla partida, la historia fragmentada en narraciones paralelas, los planos desde distintos puntos de vista para contar un solo suceso o la actualización de la figura del espía canónico convertido, con Jack Bauer, en un funcionario inestable y tremendamente humano. Al menos hasta la tercera temporada.
Imagen
Cierto que algunos arquetipos se han consolidado en la serie hasta reducir notablemente su intenso realismo inicial, pero 24 sigue aportando historias realmente arrolladoras. Es imposible ver la serie y quedarte al margen. Aún así, la primera temporada (si la cogemos de referencia) es una maravilla televisiva en todas sus facetas.

Hace un par de semanas comentaba con un amigo que la tele jamás debe aspirar a que la comparen con el cine. Son lenguajes distintos, ni mejores ni peores. El verdadero objetivo de una producción televisiva es que aporte algo que cambie el lenguaje. 24 lo ha hecho y ha sido premiada por ello. Se ha convertido en algo influyente. Además, por otro lado, ha creado un personaje con una enorme capacidad de atraer, el señor Bauer.
Imagen
Publicado por SmileCheshire @ 21:03