S?bado, 08 de noviembre de 2008

El 9 de noviembre de 1888 encontraron, en Durset Street, la última víctima oficial del "asesino de Londres",conocido posteriormente como "Jack el Destripador". Losasesinatos de ese personaje intrigante siguen impactándonos hoy en día, apesar de la violencia y la muerte sin sentido a la que nos ha acostumbrado latele. El misterio de ese mito desconocido, su locura salvaje y el hecho de que se avanzara tanto a su tiempo en algunos aspectos, sonfactores que sirven para mantener una especie de fascinación morbosa por esepsicópata londinense.

 

Jack, un nombre que podría cambiarse perfectamente por el de “Perico de lospalotes”, es el símbolo de la arbitrariedad de la violencia y,sobretodo, el primer peón de la "industria del miedo" en los medios decomunicación. Se dice que el propio Jack, en una carta mandada a Scotland Yard,se nombraba a sí mismo como el fundador del siglo XX. “Conmigo nació el siglo XX”. Unafrase que, seguramente, nadie de su entorno pudo comprender pero que, con laperspectiva de los años siguientes, le otorga a Jack un considerable halo profético.

Jack fue un asesino eficaz y desconocido, que ocupó lasportadas de los medios de comunicación con una serie de muertes sin causa aparente.El fantasmagórico cirujano de Whitechapel se avanzó a dos de las característicasesenciales de nuestro tiempo: La comercialización del pánico a través de losmedios de comunicación, y la figura del outsider social, el asesino marginal,el psicópata que se excluye del camino común de todos los humanos. Un ser conideas propias, que no comparte valores y que, además, obtiene la categoría deestrella a pesar de representar un peligro para el resto de humanos.

La locura de Jack el Destripador fue un torbellinoincontenible que le mostró a occidente la cara más terrorífica de aquello quese acercaba.

 

Así recogió La Vanguardia de Barcelona la noticia del últimoasesinato oficial de Jack el Destripador, en su edición del 13 de Noviembre de1888.

El Times y los crímenes de Whitechapel
Unnuevo crimen han anunciado los telegramas de Londres hace muy pocosdías, crimen más horrible y repugnante si cabe que los varios cometidoshace dos meses en el distrito de Whitechapel, de la gran metrópoliinglesa.

El Timescomunica algunos detalles acerca del mismo que son verdaderamentehorrorosos. Parece que la victima ha sido también esta vez una mujerperteneciente á la misma clase que las infelices que fueron asesinadasen Agosto y en Septiembre pasados, y su cuerpo ha sido mutilado de unmodo aun más horrible que las anteriores victimas. Un sujeto que llamóel día 9 del actual á la puerta del 2Q de Durset-street, habitada porMary Ann Kelly, con objeto de hacer efectivo el importe de algunosmeses atrasados de alquiler, no obteniendo respuesta miró al través deuna ventana destrozada del piso bajo y vio los restos mutilados deaquella mujer encima de la cama.

El resultado del examen hechopor la autoridad, dio á conocer que se había cometido allí hacia pocoun asesinato con las circunstancias más atroces que puedan imaginarse.En efecto, encontróse encima da la cama y enteramente desnudo el cuerpode Kelly y encima de una mesa todas sus entrañas que habían sidoarrancadas por completo, apareciendo las cavidades toráxica y abdominalvacías del todo. La nariz de la victima estaba cortada lo propio quaambos senos, los cuales se veían también colocados encima de la mesa.El cuerpo y la cama estaban completamente cubiertos de sangre y laescena en conjunto dejó horrorizados aun á los mismos individuos depolicía que habían ya visto las mujeres asesinadas anteriormente. Tododemostraba haber sido ejecutado el crimen con la mayor celeridad ydestreza, no apareciendo rastro ni indicio alguno que permitiese seguirla pista al asesino, y notándose varias circunstancias más misteriosasaun que en los anteriores crimines de Whitechapel. Kelly había sidovista el día anterior á las 11 de la noche en compañía de un hombre quenadie puede decir quien era, y nada más se sabe de ella hasta que fueencontrada muerta y horrorosamente mutilada al día siguiente á las 11de la mañana.

Comentando el Times el crimen en cuestión, diceque existen los mejores deseos, por parte del público, para ayudar á lapolicía, y que no se perdonarán esfuerzos para descubrir á loscriminales, pero que no hay que sorprenderse si la policía se venuevamente burlada.
El maniaco, si lo es el asesino, está dotado deuna gran sagacidad, capaz de desafiar las más activas pesquisas de lapolicía. Sin embargo, es indudable que el mismo que mató y mutilóvarias mujeres en Whitechapel hace poco tiempo, sea el autor delasesinato de Dosset street. Dos monstruos semejantes no pueden existiren la Tierra. El cuerpo de Kelly presentaba, como hemos dicho, lashuellas de furor y encarnizamiento que caracterizaron los anteriorescrímenes. Sólo puede explicarse lo sucedido por una inmensa sed desangre ó una extraordinaria manía de destrucción. Además se han notadoen el último crimen las mismas señales de destreza en manejar elcuchillo. Las mujeres asesinadas anteriormente tenían todas la caradesfigurada para hacer más difícil la identificación del cadáver, y lopropio ha sucedido ahora. Otra circunstancia notable es la de que todoslos asesinatos, han sido ejecutados á fines de semana, lo que hacesuponer que el asesino es forastero. Termina el Times defendiendocalurosamente á la policía inglesa dé los cargos que se la dirigen porno haber sabido encontrar al misterioso asesino, y dice que, en vez deatacar á la policía debería el público ayudar á ésta por todos losmedios á su alcance en las pesquisas que está haciendo para librar a lasociedad de un ser tan repugnante como el asesino de Whitechapel.


Tags: Jack, destripador, Londres, asesinatos

Publicado por SmileCheshire @ 21:22