Domingo, 16 de noviembre de 2008

Señoras y señores terrícolas, afortunadamente podemos dar por zanjada la crisis económica global. El G-20 se reunió este sábado en Washington y, en un pis pas, han refundado el capitalismo, han sacado de la pobreza a medio mundo, han finiquitado los excesos bancarios y a dos de los participantes se le curaron los juanetes por arte de magia. ¡Un éxito rotundo!

Paso a enumerar algunas de las importantes medidas que han tomado durante esta cumbre vital.

1-Se prohibirán los pobres en todo el tercer mundo. Ser pobre será castigado con penas de hasta 3 años de prisión en Guantánamo o 6 meses dirigiendo Izquierda Unida.

2-Para evitar las subprimes, se prohibirá tajantemente que una persona no-rica pueda acceder a una hipoteca. Las personas que no puedan pagar una casa vivirán debajo de un puente de protección oficial. Para pagar los cartones con los que fabricarán su morada, el gobierno dará ayudas de 200 mil euros. Eso sí, el beneficiario deberá tener unos ingresos menores de 2 euros cada diez años.

3-Para evitar guerras regionales que puedan alterar el curso del sistema capitalista, Francia y Estados Unidos bombardearán con misiles nucleares toda la zona de África y Oriente Medio.

4-Para evitar que los bancos quiebren y nos arrastren al infierno, los gobiernos aprueban una partida de emergencia de 300 mil millones de trillones de dólares americanos para cada director de banco o empresa de crédito de occidente. Además, se aprueba una partida extra de 3 millones de africanos encadenados para que los bancos puedan usarlos como les sea más conveniente.

5-Finalmente, los presidentes de cada país podrán acostarse con las mujeres recién casadas en la noche de bodas.


Tags: economía, G-20, Zapatero, Bush, Sarkozy

Publicado por SmileCheshire @ 12:31
S?bado, 15 de noviembre de 2008

Los All Blacks han vuelto a Europa. 15 irlandeses se arrepientes de haberse cruzado en su camino.

Irlanda 3, All Blacks 22.

Croke Park, Dublin.


Tags: rugby, All Blacks

Publicado por SmileCheshire @ 21:40
S?bado, 08 de noviembre de 2008

El 9 de noviembre de 1888 encontraron, en Durset Street, la última víctima oficial del "asesino de Londres",conocido posteriormente como "Jack el Destripador". Losasesinatos de ese personaje intrigante siguen impactándonos hoy en día, apesar de la violencia y la muerte sin sentido a la que nos ha acostumbrado latele. El misterio de ese mito desconocido, su locura salvaje y el hecho de que se avanzara tanto a su tiempo en algunos aspectos, sonfactores que sirven para mantener una especie de fascinación morbosa por esepsicópata londinense.

 

Jack, un nombre que podría cambiarse perfectamente por el de “Perico de lospalotes”, es el símbolo de la arbitrariedad de la violencia y,sobretodo, el primer peón de la "industria del miedo" en los medios decomunicación. Se dice que el propio Jack, en una carta mandada a Scotland Yard,se nombraba a sí mismo como el fundador del siglo XX. “Conmigo nació el siglo XX”. Unafrase que, seguramente, nadie de su entorno pudo comprender pero que, con laperspectiva de los años siguientes, le otorga a Jack un considerable halo profético.

Jack fue un asesino eficaz y desconocido, que ocupó lasportadas de los medios de comunicación con una serie de muertes sin causa aparente.El fantasmagórico cirujano de Whitechapel se avanzó a dos de las característicasesenciales de nuestro tiempo: La comercialización del pánico a través de losmedios de comunicación, y la figura del outsider social, el asesino marginal,el psicópata que se excluye del camino común de todos los humanos. Un ser conideas propias, que no comparte valores y que, además, obtiene la categoría deestrella a pesar de representar un peligro para el resto de humanos.

La locura de Jack el Destripador fue un torbellinoincontenible que le mostró a occidente la cara más terrorífica de aquello quese acercaba.

 

Así recogió La Vanguardia de Barcelona la noticia del últimoasesinato oficial de Jack el Destripador, en su edición del 13 de Noviembre de1888.

El Times y los crímenes de Whitechapel
Unnuevo crimen han anunciado los telegramas de Londres hace muy pocosdías, crimen más horrible y repugnante si cabe que los varios cometidoshace dos meses en el distrito de Whitechapel, de la gran metrópoliinglesa.

El Timescomunica algunos detalles acerca del mismo que son verdaderamentehorrorosos. Parece que la victima ha sido también esta vez una mujerperteneciente á la misma clase que las infelices que fueron asesinadasen Agosto y en Septiembre pasados, y su cuerpo ha sido mutilado de unmodo aun más horrible que las anteriores victimas. Un sujeto que llamóel día 9 del actual á la puerta del 2Q de Durset-street, habitada porMary Ann Kelly, con objeto de hacer efectivo el importe de algunosmeses atrasados de alquiler, no obteniendo respuesta miró al través deuna ventana destrozada del piso bajo y vio los restos mutilados deaquella mujer encima de la cama.

El resultado del examen hechopor la autoridad, dio á conocer que se había cometido allí hacia pocoun asesinato con las circunstancias más atroces que puedan imaginarse.En efecto, encontróse encima da la cama y enteramente desnudo el cuerpode Kelly y encima de una mesa todas sus entrañas que habían sidoarrancadas por completo, apareciendo las cavidades toráxica y abdominalvacías del todo. La nariz de la victima estaba cortada lo propio quaambos senos, los cuales se veían también colocados encima de la mesa.El cuerpo y la cama estaban completamente cubiertos de sangre y laescena en conjunto dejó horrorizados aun á los mismos individuos depolicía que habían ya visto las mujeres asesinadas anteriormente. Tododemostraba haber sido ejecutado el crimen con la mayor celeridad ydestreza, no apareciendo rastro ni indicio alguno que permitiese seguirla pista al asesino, y notándose varias circunstancias más misteriosasaun que en los anteriores crimines de Whitechapel. Kelly había sidovista el día anterior á las 11 de la noche en compañía de un hombre quenadie puede decir quien era, y nada más se sabe de ella hasta que fueencontrada muerta y horrorosamente mutilada al día siguiente á las 11de la mañana.

Comentando el Times el crimen en cuestión, diceque existen los mejores deseos, por parte del público, para ayudar á lapolicía, y que no se perdonarán esfuerzos para descubrir á loscriminales, pero que no hay que sorprenderse si la policía se venuevamente burlada.
El maniaco, si lo es el asesino, está dotado deuna gran sagacidad, capaz de desafiar las más activas pesquisas de lapolicía. Sin embargo, es indudable que el mismo que mató y mutilóvarias mujeres en Whitechapel hace poco tiempo, sea el autor delasesinato de Dosset street. Dos monstruos semejantes no pueden existiren la Tierra. El cuerpo de Kelly presentaba, como hemos dicho, lashuellas de furor y encarnizamiento que caracterizaron los anteriorescrímenes. Sólo puede explicarse lo sucedido por una inmensa sed desangre ó una extraordinaria manía de destrucción. Además se han notadoen el último crimen las mismas señales de destreza en manejar elcuchillo. Las mujeres asesinadas anteriormente tenían todas la caradesfigurada para hacer más difícil la identificación del cadáver, y lopropio ha sucedido ahora. Otra circunstancia notable es la de que todoslos asesinatos, han sido ejecutados á fines de semana, lo que hacesuponer que el asesino es forastero. Termina el Times defendiendocalurosamente á la policía inglesa dé los cargos que se la dirigen porno haber sabido encontrar al misterioso asesino, y dice que, en vez deatacar á la policía debería el público ayudar á ésta por todos losmedios á su alcance en las pesquisas que está haciendo para librar a lasociedad de un ser tan repugnante como el asesino de Whitechapel.


Tags: Jack, destripador, Londres, asesinatos

Publicado por SmileCheshire @ 21:22

Los primeros cristales estallan con un agudo chillido y la mano de mi madre aprieta con fuerza mi espalda. La oscuridad es prácticamente total y desde el sótano, el fuego y los disturbios se convierten en una sola mezcla de ruidos frenéticos. La gente corre por las calles, sentimos los pasos profundos y duros, zapatos que pisan el asfalto a toda velocidad. Más ruido, más cristales que se rompen y caen al suelo. Mi madre había decidido cerrar la tienda antes. Por la tarde, cuando el sol de noviembre empezaba a ocultarse tras las montañas, mi madre echó el cerrojo y fue al almacén para organizar sus papeles. Otro cristal se rompe y el calor del fuego empieza a sentirse muy cerca. Llaman con insistencia a la puerta de atrás. Mi madre mira, pero no se mueve. Está asustada y por primera vez soy consciente de ello. Mi madre asustada, jamás lo hubiera podido imaginar.

Siguen llamando, ahora con más insistencia pero ninguno de los dos hacemos nada. Por fin, un sonido, un grito, un susurro se filtra entre todo el griterío. “Rakel”. Mi madre intenta escuchar. “Rakel, abre, soy Daniel”. Yo corro, le conozco, ahí está Daniel, el bueno de Daniel. Una vez dentro cierra la puerta y se acerca a mi madre. Ambos se abrazan y yo les miro, un poco apartado. Ninguno de los dos dice nada, ninguno de los dos sabe nada. Sus rostros sólo expresan miedo, desconcierto, pero sus bocas permanecen cerradas, sus labios pegados. Un nuevo estallido, más cerca, más terrible. Oímos un nuevo ruido, algo que golpea, rebota y se desliza por el suelo de la tienda, encima de nuestras cabezas. Esperamos, mirando arriba y en silencio… nada. Por el momento.

Los tres estamos juntos, sentados, el fuego de los alrededores ilumina la estancia a través de la puerta que da a la tienda. La oscuridad terrible se fractura con el crepitar de la madera. Parece que es la sinagoga. Es eso lo que está ardiendo… ¿lo es? Mi madre y Daniel ya ni se miran. Clavan sus ojos en el suelo y se derrumban. Impaciencia y dolor. Los cristales dejan de chillar, un poco, algunos minutos. Ahora solo escuchamos pasos, carreras y cánticos. Las tropas y los ciudadanos gritan consignas. Parecen guerreros, militares y generales. No lo son, simplemente son ciudadanos, clientes, maestros. El farmacéutico se para ante nuestra tienda y nos grita. Oímos sus palabras, sentimos su tono, imaginamos la saliva propulsada por la cólera, mientras sus dientes amarillos chocan entre sí de puro odio. Una nueva piedra. Los cristales, los pocos que quedaban, se desmoronan al tiempo que lo hace el alma de mi madre. Miro sus ojos, pero están vacíos. Todo se acaba. Mi madre sigue bajando la cabeza y perdiendo el horizonte, solo ve madera y polvo. Un nuevo miedo se apodera de mí, más gente se une al farmacéutico.

Están empujando la puerta y golpeando la madera con palos y porras. Llegan dos chicos jóvenes, riendo y gritando. Se unen a los mayores y con un martillo intentan hundir el marco de la ventana. No aguanto más, me levanto de un salto y me escondo frente a una pequeña rendija que da a la tienda. Mis ojos, iluminados por el fuego, observan a ese montón de personas gritando, odiando, estúpidas y salvajes. Los chicos más jóvenes golpean con más fuerza y descargan todo su odio en la madera y la pared. Trozos de piedra se desprenden y el marco del escaparate empieza a colgar. El farmacéutico, que ya no grita, agarra el trozo de madera y tira de él con fuerza hasta que lo parte. Yo sigo mirando y me sorprendo, nadie roba nada, nadie toca nada, ni un solo producto de la tienda. El escaparate está ahí, destrozado, en el suelo, pero los productos de mi madre siguen intactos. No quieren nuestras cosas, sólo nos quieren a nosotros. No lo sé… estoy desconcertado. No soy capaz de entenderlo. Alguien tira de mi zapato. Es Daniel, me dice que baje de ahí, que no mire y que me esconda.

Volvemos a estar sentados, con las rodillas entre los brazos y esperando nuestro destino sin nada con lo que defendernos. Una botella se rompe con un gran estallido de cristales. Ahora el crepitar de la madera es más cercano y el calor crece por momentos. El fuego está ahí dentro, con nosotros, y la puerta que da a la tienda desde el sótano empieza a hincharse. La madera se abulta y las bisagras parecen sangrar poco a poco. Una pequeña explosión abre una gran grieta en la madera y una bocanada de cenizas negras entra en el sótano. Los gritos están apagados, todo el aire del maldito escondite está infectado de polvo negro y profundo. Daniel se levanta, agarra mi mano y abre la puerta trasera. “Vamos”. Mi madre, casi hipnotizada, se levanta con dificultad y se arrastra tras nosotros. Daniel es el primero en salir, cuando asegura que no hay peligro, salimos nosotros. Daniel corre hacia un callejón que pasa por detrás de la sinagoga, mi madre intenta seguirle pero yo me quedo clavado en el suelo. Echo un vistazo a la ciudad y todo parece un infierno. La catedral se levanta en el centro de las casas, seria, dura y majestuosa.

En mi barrio, el fuego lo pinta todo con un color rojizo. El cielo brilla al compás de las llamas y la luna siente los lametones del fuego vivo. Dos tiendas más, cerca de mi casa, están ardiendo. La sinagoga también es pasto de las llamas, un edificio pequeño, casi diminuto al lado de las otras construcciones. La estrella de David de la fachada está rota. Ha perdido tres de las barras que la componían. Ahora es solo un triángulo. Miro a la izquierda y una figura humana me sorprende. No la veo bien, casi no la puedo distinguir, la oscuridad es profunda pero el fuego la ilumina tenuemente. Es una persona, un cuerpo colgado de una farola. No sé quien es pero su aspecto me resulta familiar. Un par de chicos corren por la calle y, sin querer, golpean el cuerpo del ahorcado. El cadáver se balancea lentamente, como si bailara con elegancia un vals que solo él puede escuchar.

Un nuevo estallido me devuelve a la realidad. El ventanal principal de la sinagoga explota y los cristales caen muy cerca de mi posición. Mi madre me agarra de la chaqueta y nos ponemos a correr hacia el callejón. Saltamos un muro bastante alto y seguimos nuestra marcha, en dirección al bosque. El fuego se aleja, empieza a ser un murmullo, un rumor lejano y apagado. Las llamas siguen brillando pero desde aquí, desde la lejanía, ya no distinguimos si se trata de un fuego cruel y violento o del fuego de una gigantesca chimenea.

Los tres nos sentamos en un pequeño tronco apoyado en el suelo. Nos sentimos seguros. Es curioso y terrible, cuanto más nos alejamos, menos salvaje parece todo.


               9 de noviembre de 1938.    

 


Tags: judío, nazismo

Publicado por SmileCheshire @ 20:39
Lunes, 03 de noviembre de 2008
S?bado, 01 de noviembre de 2008

La lluvia ha dejado de caer pero el césped rezuma el agua acumulada durante todo el día. La luna ilumina la copa de los árboles y nadie anda ya por el pequeño camino que llega hasta la casa de Alan. Nada se mueve fuera excepto las hojas de los árboles, acunadas por el frío viento de esa noche de octubre. Dentro, bajo una manta verde y sentado en el sofá, Alan duerme con la tele encendida. Con los ojos cerrados pero sin dejarse arrastrar por el sueño más profundo. Alan se sobresalta ante una presencia inesperada.

Alan abre los ojos, revisa su alrededor e intenta reaccionar. Sus ojos se dirigen a la ventana de la casa y ahí, delante, mirándole, su padre le saluda con la mano. Meses después de haberle visto por última vez en la boda de su hermano. Años después de haber hablado con él por última vez desde que decidieran odiarse por siempre jamás. Incondicionalmente. Alan, resentido. Alan, furioso. Alan, arrebatado.

“¿Papá?” Alan se sorprende al decir una palabra que hace mucho pensó que no diría más. La mirada de su padre es dulce, por primera vez. Su mano le saluda amigablemente, por primera vez. Su voz se rompe al intentar pedirle perdón a su hijo, por primera vez. Sus brazos tiemblan al abrazarle, por primera vez. Alan, resentido, mira los ojos a su padre, por primera vez.

Alan cierra la puerta y anda con su padre. Sus pies hacen crujir las hojas del camino bajo la luna. Sus manos se tocan y Alan, furioso, siente lo que jamás había sentido. Alan entiende los ojos cansados de su padre, y su padre pide clemencia, como jamás la había pedido. Atrás queda el odio y las miradas de reproche. Atrás quedan las marcas de la violencia nocturna. Atrás queda la ira y los ojos ensangrentados por la cólera. Qué fácil es limpiar la rabia con la pureza de las lágrimas.

Ahora su padre es distinto. Se arrepiente y comprende la belleza del amor. Comprende, por primera vez, la dulzura de amar. Ahora Alan es distinto. Acepta el perdón y comprende la beldad del reencuentro. Comprende, por primera vez, la perfección de una disculpa que quema el cuello cuando se pronuncia.

Alan y su padre se abrazan, ante un extenso campo de maíz. Un campo infinito. Alan y su padre se abrazan como jamás pensaron que podrían hacerlo. Alan y su padre se abrazan y Alan no entiende cómo ha perdonado tantos años de aversión. Alan no entiende la generosidad del corazón, pero se regocija. La vive. La siente.

Y ese abrazo se rompe, una vez más. No por el odio ahora, sino por una llamada. Un teléfono. Alan responde y mira de soslayo a su nuevo padre, reencontrado una noche de octubre. ”¿Mamá?”. Alan, querido. Alan, amado. Tu padre ha muerto. A penas hace dos horas, Alan… querido.

Alan a solas, en el campo de maíz. Alan sin nadie, sin padre, pero sin ira, sin odio. Alan, querido.

Feliz Halloween.


Tags: terror, Halloween

Publicado por SmileCheshire @ 20:02

Con demasiada ligereza se habla, día sí y día también, de algo tan complejo como la guerra. No deberíamos hablar de los soldados que luchan batallas en cualquier rincón del mundo sin entender lo que significa que, cada uno de ellos, sea un ser humano completo. Ni en Irak ni en Georgia, los soldados son analizados nunca, sólo las decisiones de sus superiores.

En una taberna, durante la Primera Guerra Mundial, unos soldados franceses sedientos de violencia gritan ante la aparición de una chica alemana y, por lo tanto, enemiga en ese conflicto. Es un fragmento meridianamente claro de Senderos de Gloria de Kubrick.

Paths of glory. 1957. Stanley Kubrick. MGM.


Publicado por SmileCheshire @ 17:58

Es muy difícil entenderlos Estados Unidos, lo que sucede en la mente de los americanos y los mecanismosde decisión que pueden empujarles a decantarse por un candidato u otro. Comomuestra de la complejidad de los problemas de ese país, cito una descripción deun colegio de Ohio recogida en un artículo de La Vanguardia. “La escuela tienea sueldo a dos policías con pistolas, que son requeridos con frecuencia paraponer orden en las clases. Es un centro educativo reservado a varones, todoscon menos de diez años.”

Es difícil, teniendoproblemas tan apremiantes como este, intentar extraer conclusiones a groso modode lo que “preocupa a los americanos”. Es más, a pesar de poder especular sobresus preocupaciones, sería una labor imposible descifrar qué soluciones creenellos que pueden aportarles McCain u Obama. Dos personajes de perfilessorprendentemente diferentes de los que nos han venido en Europa los últimosmeses.

Esta campaña electoral,que ya toca a su fin, ha sido la campaña de un blanco que se ha intentado hacerpasar por negro con un éxito brillante. La campaña de una derechista que intentójugar el papel de su feminidad para ganar el voto de izquierdas (me refiero aHilary Clinton, por supuesto). Ha sido la campaña de un veterano del Vietnamacusado de liberal y con un inusual récord de votos en contra de decisiones desu propio partido, pero con mucho menos carisma que Obama. La campaña de unamujer de Alaska ignorante y que dejó que vendieran su fanatismo surgido de lacaverna intelectual, como una gran virtud para captar el voto de la Américaprofunda.

Ha sido la campaña en la que más claramente se hadiseñado un candidato atractivo para las masas, y se le ha colocado delante delpartido como un títere carismático. Ha sido la campaña de la fachada, una vez más.Y, por supuesto, también una vez más, los europeos seguimos sin entender América.Más de una vez he oído decir: “Si Europa votara, Obama ganaría”. Pues qué raro,teniendo en cuenta que en Europa manda gente como Merkel (derecha cristiana),Berlusconi (extrema derecha), Sarkozy (derecha popular), el irlandés BrianCowen (derecha conservadora), el polaco Donald Tusk (centro-derecha), el holandésJan Peter Balkenende (derecha cristiana) o el belga Yves Leterme (tambiénderecha cristiana) Que alguien me avise cuando un político negro gobierne unapotencia europea. Ah, por cierto, todos blancos.

Time for some campaignin'

Tags: política, EUA, Obama, Mccain

Publicado por SmileCheshire @ 17:43