Domingo, 20 de septiembre de 2009
A mí que me perdonen pero Kill Bill no estaba a la altura. Yo entiendo que, en cierto momento, un director de éxito enloquezca y ponga su brillante talento como realizador al servicio de una historia mediocre. Spielberg es un ejemplo con aberraciones como “Amistad”. Pero cuando el brillante Tarantino concatenó Kill Bill (volumen 1 y 2) y posteriormente Dead Proof, más de uno nos preocupamos. No porque fueran malas películas, sinó porque había perdido parte de su magia. De hecho, tanto Kill Bill como Dead Proof son ejercicios admirables y una prueba de que Tarantino es capaz de narrar las historias como pocos. Pero les faltaba algo para ser grandes películas. Ese aroma Pulp Fiction o incluso Jackie Brown, una obra maestra que pasó inadvertida porque no tenía los fuegos artificiales que sí posee Kill Bill. Creo que, finalmente, podemos decir que tenemos ante las narices una película a la altura de Pulp Fiction. Sencilla de planteamiento, delicada en ejecución, y dejando la violencia como un recurso, no como el leitmotiv de la historia como sucedía en Kill Bill.

Inglourious Basterds es todo lo contrario que anuncia tu trailer. Supongo, a priori, que la gente esperará ver una película de tiros, saltos, explosiones y nazis protagonizada por Brad Pitt i rematada con un argumento hollywoodiense. Nada más lejos de la verdad. Inglourious Basterds es una película europea, hablada en francés y alemán en su mayor parte, con pocos tiros y minutos y minutos de diálogos. Y, lo más importante, protagonizada por un actor austriaco llamado Christoph Waltz (recuerden este nombre). Impresionante.

Id a verla y no os arrepentiréis. Id a verla porque habla de persecución, de odio, de mentiras y de la desesperación a la que te arrastra la guerra. Habla de casualidades y de caminos que se cruzan. Habla del nazismo y de lo importante que es conocer las otras culturas para no equivocarte. Pero, sobretodo, habla de lo bueno que es Tarantino y de lo bien que le sale cuando decide ponerse al servicio de una historia adulta.Opiniones hay para todos los gustos. Cómo no, hay críticos que la detestan pro frívola, y otros que la desprecian por pretenciosa. Ya veremos. Véanla ustedes primero porque, además, es una película que desprende cierto aroma a obra maestra. Es una opinión. Eso sí, es una opinión compartida con el propio director como dice en su última frase el personaje de Brad Pitt. Eso sí que es ser pretencioso.

Tags: tarantino, cine

Publicado por SmileCheshire @ 11:15